domingo, 17 de junio de 2012

MIS MEMORIAS DEL FLAMENCO (17)


El día 6 de Marzo de 1998, Juan Peña "El Lebrijano" recibía la Distinción "Compás del Cante" de manos de Allan F. Peeters, en una cena también plagada de artistas. El Jurado había estado compuesto por Juan Ramírez Sarabria "Chano Lobato", Cristina Heeren, Aquilino Duque, Manuel Pío Halcón, Manuel Martín Martín, Manuel Curao y Emilio Jiménez Díaz.


El 3 de Diciembre de 1998 volvió de nuevo a reunirse el Jurado para dilucidad a quién se le otorgaría la XV Distinción. En esta ocasión, estuvo compuesto pot José Blas Vega, Marta Carrasco Benítez, Matilde Coral, Agustín Gómez Pérez, Marcos Gutiérrez Melgarejo, Antonio Reina Gómez y Emilio Jiménez Díaz, consiguiendo el galardón el gran bailaor alicantino Antonio Esteve Ródenas, más conocido con el nombre artístico de Antonio Gades. El premio fue por concedido por unanimidad de sus miembros por "un concepto de personalidad estética y dignidad artística que sintetiza la herencia tradicional del Flamenco, creando una estética propia del siglo XX, por la creación coreográfica de la danza flamenca".


También acordó el Jurado en esa edición conceder una Mención Especial al cineasta Carlos Saura "por su aguda percepción y sensibilidad hacia el Flamenco y su originalidad y acierto al trasladarlo en imágenes".


Ni que decir tiene que fue también una noche magnífica por la gran cantidad de artistas que acudieron a la cena y que se unieron al espontáneo fin de fiesta, como podemos ver en las siguientes imgánes.





Esa noche me ocurrió algo anormal y desagradable. Leyendo como Secretario el acta del Jurado, comencé a sentirme mareado y todo lo veía borroso. Como pude entregué el acta a don Julio Cuesta y salí al patio a que me diera el aire de la noche. Me había dado una bajada de tensión. Con un salón lleno, en el que había más de un médico, nadie salió a preocuparse de mí. Sólo mi amigo y compañero José Luis Montoya salió para interesarse y no se fue de mi lado hasta que ya estuve repuesto. ¿Y si hubiese sido un infarto? Está demostrado que nadie se pierde una cena y una fiesta por hacer la caridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada