martes, 28 de febrero de 2012

LAS SOLEARES NUESTRAS DE CADA DÍA (18)


Tengo un capote bordao
del color de la esperanza:
ésa que nunca me has dao.

Se iba el pensamiento mío
por entre los juncos verdes
de la orillita del río.

Salga el sol si ha de salir,
y si no, que nunca salga;
que para alumbrarme a mí,
la luz de tus ojos basta.

Piensa bien antes que hables:
que palabra que se escapa
no hay jinete que la alcance.

Los vientos lo barren tó.
Semillita que no agarra,
el viento se la llevó.

El hombre que llora o canta
es como arroyo que vierte
el agua de su palabra.

Hay cosas que dan la muerte,
como trabajá el olivo
y no probar el aceite.

El campo es un libro abierto,
allí aprendo la verdá
de los vivos y los muertos.

Estando en el campo arando
se me torció la besana,
tan sólo porque pensé
la blancura de tu cama.

"Cantares del 900"
(Recopilación de Manuel Barrios)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada