viernes, 29 de octubre de 2010

POR DISTINTOS CAMINOS (37)


Yo, Sir Winston Leonard Spencer, más conocido por Churchill, nieto del séptimo
duque de Marlborough, que fui primer ministro de mi gobierno y tuve el tesón,
la capacidad y diplomacia para afrontar los momentos más críticos de mi país,
sólo fui feliz cuando mis vivencias, relatadas a modo de Memorias,
fueron capaces de conseguir el premio Nobel de Literatura allá por 1953.

Hoy, corvo y cansado, desde este basamento que me acerca a los míos,
al pueblo por el que tanto luché, doy más la imagen de escritor que de político.

Con serenidad, y algunas veces con preocupación, observo sus destinos.
Pero no pueden oírme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada