lunes, 25 de octubre de 2010

POR DISTINTOS CAMINOS (33)


Silencio en Valldemosa.
Silencio y nada más.

Juega el sol a tornaluz del muro
duplicando su afán.

Juegan los mirlos con la fuente quieta
y el claustro con la cal.

Una celda vacía. Un piano callado.
El aire silba nombres...
Chopin y George Sand.

Quebradas las octavas,
silencio y nada más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada