martes, 19 de octubre de 2010

POR DISTINTOS CAMINOS (27)


Quien quiera hacer más blanca la cal, se equivoca.
Quien quiera hacer más verde y hermoso el monte, confunde la alquimia con la realidad.
Quien quiera vivir en esta calle de Ojén, póngase a la cola
de los que ansían alcanzar la felicidad de la belleza.


Cal y ventana,
ventana y cal.

El verde va sobre el blanco.
La esperanza sobre el alma
de la fachada de adobe,
pobre pero inmaculada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada